Lessons from my father

IMG_6896

Hello! This Sunday we celebrate Father’s Day in Mexico, and I always upload a picture with my dad and write something nice in the caption. But this year I realized I have more things to say that what I am allowed to write. So it’s time to make a post.

The father-daughter relationship is one of the most important relationships of them all. He is your first best friend, your first love and your first hero. You look at him with eyes of respect, of love and of greatness, you think he is ten times stronger and faster and wiser than all of the superheroes combined. Your relationship with him will influence every guy you ever date and every guy you ever love, as we all find someone a little bit like him. I am a lucky girl, and I know that know. My dad is one of the most loving and caring persons you will ever meet. He never missed a Public Class, a tournament, a festival, or anything that had me participating in any way. He taught me how to swim, how to run and how to ride a bike. He took me to the mountain, and to the ocean and he made me love spiders and wild animals. But the most important lesson that he taught me was to be unapologetically myself.

Girls weren’t supposed to be dirty, or to wear sneakers everywhere, they weren’t supposed to be strong or aggressive in sports, they weren’t supposed to raise their voice and look a bully’s in the eye while telling them to go away. Girls were supposed to be fragile, but I never was. I sucked at ballet, but I kicked ass in karate (literally my kicks were amazing). I didn’t have the grace to dance in gymnastics, but I was a fire in the hoops. I have always been strong, and my dad never made me feel bad about it.

Many men want to make you look like a delicate flower, and if you are, that is great, but what happens when you are not? My dad always made me feel proud of who I was; he didn’t care about me fitting the mold. My dad knew that I was physically strong, and he made me stronger. He knew I could beat boys who were older than me, and he made me beat them. He knows my legs are my power, and he always pushed me to the edge. He never made me loose my strength just because I was a girl. He never thought of what boys my age would think; he just made me the best version of myself. Yes, surely he always kept his eyes on me, but he never made me slow down. He never made me feel less of a girl because I was stronger than most of them. He always celebrated my triumphs, it didn’t matter who I beat. He was always there supporting me to become better every day, even if that meant that I was in the boy’s category. It takes a strong man to celebrate a strong woman.

He made me believe that my dreams are worth it. Every time I wanted to try a new sport he went with me to get all of my new gear, and he was front and center in every match. There were some sports I wasn’t any good at (ballet) but he let me be there, and he also let me leave when I didn’t like it anymore. He never imposed his sports on me, and he let me fall in love with them all by myself. He let me choose my career even if it wasn’t a conventional one, because he knew how happy it makes me. It might not have been what he imagined or what he wanted, but he let me choose it anyway. And everyday I am at work I am thankful that he believed in my dreams and my studies, because I got to where I wanted to be. He respected my decisions from a young age and he let me find my passion early on.

He valued my intelligence, and made me curious to know more. Many girls feel the need to “dumb down” their actual intelligence in order to be able to get guys. While I think that is the stupidest thing you could ever do, I am thankful that I never got that “education”. My dad always celebrated my good grades and my awards and diplomas, but he also helped me out every time I couldn’t get a formula right. He always said to me that my worth is far greater than my appearance, and that my true value lies from within me. He not only made my physically stronger but he also made me confident. He gave me a confidence to follow my dreams. A confidence to put a stop to anyone that could harm me, and to leave any toxic environment I could be in. A confidence to know what I deserve and to fight for it. He made me feel proud of my degree and he always encouraged me to go get my dream job. He made me unapologetically myself, telling me that I deserve the life I have always imagined, and the one I have been fighting to get.

He always made me feel independent, and that I don’t need to be taken care of, as I am capable of that myself. He made me strong enough so I could find a man that would be strong enough to be with me, and who could love me just the way I am, and I actually found him. He taught me to be self sufficient, so that when the time comes to choose a partner in life it’s because I found a person I love and want to spend the rest of my life with him, not because I want anyone to pay my bills or sustain me. He made me intolerant to disrespective boys, mean boys, prepotent boys, because he made me realize what I deserve. He treated me with so much love and respect, that he raised my bar so high up. I know he wants me to end up with someone who loves me just as much as he does, who respects me just as much as he does, and who lets me be just as much as he does.

He opened up my eyes to the world. He taught me everything he knew about living overseas, but most importantly, he let me go and learn it all by myself. He passed down his love for traveling to me, teaching me that money spent in experiences will always be more satisfying that anything else. He let me live, and learn about different cultures and countries. And as much as he didn’t want me to leave, he never said no. He let me make my own mistakes and live my own adventures, even if that meant being far away from home.

He showed me what hard work looks like. He is the type of person who does what he preaches. He always led me by example. Showing me that success is a bumpy road with a lot of falls and scratches. He always made me work for the things I wanted. He has incredible work ethic, which has a strong impact now in me, as I am now on the workforce. He is always polite, always sincere and always honest. He gets the things done and he is proof that when you are determined and passionate you reach your goal.

He made me love sports. I have been running since forever, all of this because of him. He loves sports and our bonding time most of the time included a pool, a road, a court or an ocean. He made me love working out and it´s a vital part of my day. He always made it fun and it was never a chore, it was always something exciting to do. I used to watch him run and I wanted to be like him, and I believe I wouldn’t have been a Nike Run Leader if he hadn’t inspired me to run faster everyday.

All of these things were realizations I have had recently. They’re things that are part of me and things that I never questioned because I was raised that way. It is after you move from home and after some years that you start realizing the big impact these little things have on you, on your relationships and on the way you see the world. I am not really sure if he is aware of the incredible role model that he is and how he has influenced me to take the smartest choices, well most of the time (I still make my mistakes). My dad let me travel the world and study my passion overseas. Being the first born I realize that that wasn’t easy, to let me go as such a young age, but he let me fly, even if he wasn’t ready to let me go. He let me follow my journey and I know he supports me every step of the way. He lets me do my mistakes and he lets me get frustrated, just enough so I can pick myself up and get the solution.

When you are old enough you realize that your parents aren’t superheroes, and that they are regular people who make mistakes and they sometimes don’t even know what they are doing. They are out there every day trying to make everything better for you, to give you the best opportunities and the best education, because they want you to fly higher than they ever did. That selfless unconditional love is a feeling you can’t explain. They are all trying their best every day, when they feel like it, when they don’t, when they are tired and when they are happy, they never have a day off, and for me, that is more than a superpower.

He never judged me. He never made me feel weird about my strength in sports, he never made me feel like a tomboy in the court, he never made me feel too much for a girl, he never made me think I was different or that I was unconventional. He never sectioned me from the boys, he never made me feel uncomfortable, he always let me go at my pace even if he had to chase me while shouting: Be careful! But most importantly he made me strong, not strong for being a girl, just strong.

This is for all the fathers that celebrate the uniqueness of their children, and who make them feel empowered by their natural traits and abilities. For all the fathers who love their kids no matter what, and for those who support them every step of the way. For those who believe in their kids dreams and never impose their own. For all of the fathers who let their kids fly without ever cutting their wings. May I give my kids the strength and encouragement that you have given me since the day I was born. We all have parent, but not all of us get a father. I love you dad, this one is for you!

 

 

 

Enseñanzas de mi papá

¡Hola! Este domingo celebramos el día del padre en México y yo siempre subo una foto con mi papá y escribo algo lindo sobre él. Este año me doy cuenta que tengo más cosas que decir que las que tengo permitido escribir. Así que, es tiempo de hacer un post.

La relación padre-hija es una de las relaciones más importantes de todas. Él es tu primer mejor amigo, tu primer amor y tu primer héroe. Lo miras con respeto, admiración y mucho cariño, y piensas que tiene la fuerza de todos los superhéroes combinados. Tu relación con él influirá en todos los hombres con los que llegues a salir y todos a los que llegues a amar, ya que siempre encuentras a alguien que se parece un poco a él. Yo tengo mucha suerte, no me queda duda. Mi papá es una de las personas más lindas y cariñosas que vas a conocer. Nunca se perdió una clase demostrativa, un torneo, un festival, o cualquier cosa en la que tuve algún tipo de participación. Me enseño a nadar, a correr y a andar en bicicleta. Me llevó a las montañas, al mar y me hizo amar a las arañas y a los animales salvajes. Pero la lección más importante que me enseño fue a ser 100% yo misma.

Las niñas no se deben de ensuciar, ni deben de usar tenis a todos lados, no deben de ser muy fuertes o agresivas en los deportes, tampoco deben de levantar la voz y alejar sin miedo a una persona que las molesta. Las niñas se supone que deben de ser frágiles, pero yo nunca lo fui. Era pésima en ballet, pero buenísima en karate (mis patadas eran la bomba). No tenía mucha gracia al bailar en gimnasia, pero pasarme de barra en barra nunca fue problema, Siempre he sido fuerte, y mi papá nunca me hizo sentir mal sobre eso.

Muchos hombres quieren compararte con una flor delicada, y si lo eres que bueno, ¿pero qué pasa si no? Mi papá siempre me hizo sentirme orgullosa de quien soy, nunca le importó que no cayera en alguna categoría. Mi papá sabe que soy fuerte, y me hizo más fuerte. Sabe que puedo vencer a niños más grandes que yo, y me anima a ganarles. Sabe que mi fuerza está en mis piernas y siempre me ayuda a empujarme para alcanzar mis metas. Nunca me hizo perder mi fuerza por ser una niña. Nunca le importó lo que pensarían los niños de mi edad, el sólo me ayudaba a convertirme en la mejor versión de mí misma. Si, claro nunca me quitó su mirada de encima, pero nunca me hizo desacelerar. Nunca me hizo sentirme menos niña por ser más fuerte que la mayoría. Siempre celebraba mis triunfos sin importar quien fuera el contrincante. Siempre lo podías ver apoyándome a ser la mejor versión de mi misma, aunque significaba que estaba en la categoría de hombres. Necesitas de un hombre fuerte para reconocer la fortaleza de una mujer.

Me hizo creer que mis sueños sí valen la pena. Al intentar un nuevo deporte siempre me acompañaba a conseguir todo mi equipo y no podía faltar en ningún partido. Habían unos deportes en los que no era muy buena (ballet), pero me dejo estar ahí el tiempo que yo quise estar, al igual que me dejó irme cuando me termino de gustar. No impuso sus propios deportes en mí, dejó que yo me enamorará de ellos por mi propia cuenta. Me dejó escoger mi carrera sin importar que no es una convencional, pero sabía lo mucho que me encanta. Puede ser que no haya sido la que él quería para mí o la que el había pensado que yo estudiaría pero me dejo estudiarla comoquiera. Cada día que estoy en el trabajo me siento agradecida de que confió en mí y en mis estudios ya que me ayudaron a llegar a donde estoy. Respetaba mis decisiones desde pequeña y me dejó encontrar mis pasiones desde una muy temprana edad.

Valora mi inteligencia y me hizo curiosa para siempre saber más. Muchas niñas sienten que deben de minimizar su inteligencia para que los niños las tomen en cuenta. Mientras a mí se me hace lo más tonto del mundo, agradezco que nunca recibí esa ¨educación¨. Mi papá siempre celebraba mis calificaciones y mis logros, pero también se sentaba conmigo a ayudarme con las fórmulas que no me salían bien. Siempre me dijo que mi valor es mucho más grande de lo que es mi apariencia y que lo más importante es lo que está dentro de mí. No solamente me hizo físicamente más fuerte, pero también me hizo tener confianza. Confianza en seguir mis sueños. Confianza en poder darme la vuelta en situaciones tóxicas y el poder alejarme de cualquier persona que no sea lo mejor para mí. Una confianza en saber lo que merezco y luchar por ello. Me hizo sentir orgullosa de mi diploma y siempre me impulsó a encontrar el trabajo de mis sueños. Me hizo ser completamente autentica, diciéndome que me merezco la vida que he estado soñando, y por la que he estado luchando.

Me hizo independiente, al enseñarme que no necesito que me cuiden ya que soy perfectamente capaz de hacerlo sola. Me hizo suficientemente fuerte para poder encontrar un hombre suficientemente fuerte para estar conmigo y que me amará tal y como soy, y si lo encontré. Me enseño a ser auto suficiente, para que en el momento en el que escoja un esposo será porque tengo a la persona a la que amo y con la que quiero pasar el resto de mis días, no porque necesito que alguien me mantenga y pague mis cuentas. Me hizo intolerante a los hombres que faltan al respeto, a los que son prepotentes y a los que son patanes, ya que siempre me enseño lo que merezco. Me trata con tanto amor y respeto que subió mis estándares por mucho. Sé que lo que quiere es que esté con alguien que me quiera tanto como él, que me respete tanto como él y que me deje ser tanto como él me deja.

Me abrió los ojos al mundo. Me enseñó todo lo que sabía sobre vivir fuera del país, pero lo más importante es que me dejo ir y vivirlo por mi misma. Me pasó su amor a los viajes, enseñándome que el dinero gastado en experiencias siempre te dará la mayor satisfacción. Me dejo vivir y aprender sobre diferentes culturas y países. Y aunque sé que no me quería dejar ir, nunca dijo que no. Me dejó hacer mis propios errores y vivir mis propias aventuras, aunque eso significara que tendría que estar lejos de casa.

Me enseño lo que significa el trabajo duro. Mi papá no es el tipo de persona que habla más de lo que hace. Siempre me enseño con su ejemplo. Aprendí que el triunfo es un camino lleno de baches y caídas. Siempre me hizo trabajar para conseguir lo que quería. Tiene una ética impresionante, y ha tenido mucho impacto ahora que ya trabajo. Siempre es amable, sincero y honesto. Es muy proactivo y hace que sucedan las cosas, es el perfecto ejemplo de que cuando eres determinado y apasionado puedes alcanzar tus metas.

Me hizo amar los deportes. Corro desde que tengo memoria y todo es gracias a él. Le encantan los deportes y nuestro tiempo de calidad casi siempre incluye una alberca, un camino, una cancha o el mar. Me enseño a amar los deportes y es una parte muy importante de mi día. Siempre lo hizo ver muy divertido, nunca fue una obligación, sino algo en lo que podíamos pasar un muy buen rato. Me acuerdo como lo veía correr y quería ser como él, y sé que sin su inspiración a correr mejor cada día no hubiera llegado a ser entrenadora de corredores de Nike.

Todos estos pensamientos fueron realizaciones que he tenido recientemente. Son cosas que son parte de mí y nunca las he cuestionado ya que así me educaron. Es en el momento en el que ya no vives en tu casa que te das cuenta de cómo todas estas cositas tienen un impacto enorme en tu vida, en tus relaciones y en la forma en la que ves el mundo. No estoy muy segura si él sabe el gran modelo a seguir que es para mí y cómo me ha influenciado a tomar las mejores decisiones, bueno la mayoría del tiempo (comoquiera a veces la riego). Mi papá me dejó viajar por el mundo y estudiar lo que me encanta. Siendo la primogénita sé que eso no ha de haber sido fácil, dejarme ir desde más pequeña, pero me dejó volar, aún cuando no estaba listo para soltarme. Me dejó seguir mi camino y sé que me apoya en cada momento. Me deja cometer mis errores y me deja frustrarme lo suficiente para que me levante y encuentre una solución.

Cuando creces te das cuenta de que tus papas no son superhéroes y que son personas normales que cometen errores y muchas veces no saben lo que hacen. Están ahí todos los días intentando mejorar todo para ti, intentando darte una mejor educación, y mejores oportunidades para que tú puedas volar más alto de lo que ellos volaron. Ese sentimiento de amor incondicional no es algo que pueda explicar. Están ahí todos los días intentando dar lo mejor de ellos, cuando están felices, y cuando no, cuando están cansados y cuando no pueden más, nunca se toman un día libre, y yo creo que eso es mucho más que un superpoder.

Nunca me juzgó. Nunca me hizo sentirme extraña sobre mi fuerza en los deportes, nunca me hizo sentir como niño, nunca me hizo sentir mucho para ser una niña, nunca me hizo sentir diferente o poco convencional. Nunca me seccionó de los niños, aunque me tuviera que perseguir mientras gritaba que tuviera cuidado. Pero lo más importante es que me hizo ser fuerte, no fuerte para ser una niña, sino simplemente fuerte.

Esto es para todos los papás que celebran la originalidad de sus hijos, y los que los hacen sentir increíbles por sus habilidades naturales. Para todos los papás que aman a sus hijos y que los apoyan en cada paso que den. Por los que creen en los sueños de sus hijos y no les imponen los suyos. Por todos los que dejan a sus hijos volar sin en ningún momento cortarles las alas. Espero poder darle a mis hijos la fortaleza y el aliento que tu me has dado desde el día que nací. Todos tenemos padres, pero no todos tenemos un papá. ¡Te quiero mucho papá, este post va para ti!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s